Así hacemos
periodismo
Condiciones laborales de mujeres en medios de comunicación en Ecuador

¿Cuánto nos cuesta a les periodistas producir el contenido y contar lo que pasa en nuestras sociedades? Durante las dos últimas décadas los cambios en la producción de la información han traído despidos, sobrecarga y flexibilización laboral. A esto se suman otros retos como la falta de acceso a la información, cambios en los marcos regulatorios, las estructuras verticales de los medios, la inmediatez, las diferencias de género y la ética periodística. Y Ecuador cuenta con pocos estudios que evalúen las condiciones laborales de les periodistas.

Por eso desde Chicas Poderosas Ecuador hicimos la investigación “Así hacemos periodismo”, para conocer cómo trabajamos las mujeres y personas de las disidencias sexuales en los medios de comunicación. ¿Qué tipos de riesgos y discriminaciones encontramos en nuestro oficio? ¿A qué barreras nos enfrentamos para avanzar en nuestra carrera? ¿Cómo construimos entornos laborales libres de violencia y justos? ¿Cómo profundizó la pandemia por COVID-19 estas crisis? Gracias a la participación de todes ustedes pudimos recolectar estos primeros hallazgos.

Para nosotras esto es solo el inicio de un camino para transformar la manera en que hacemos periodismo en Ecuador. Les invitamos a conocer lo que encontramos, a escuchar testimonios de quienes hacen periodismo en el país y a reflexionar sobre cómo podemos mejorar las condiciones en que trabajamos.

Quién respondió la encuesta

Para relevar las condiciones laborales en el periodismo en Ecuador realizamos una encuesta digital dirigida a mujeres, personas de las disidencias sexuales y hombres, que fue respondida por 236 periodistas, de forma anónima y en línea. A pesar del esfuerzo por llegar a todes, las mujeres fueron quienes más participaron de la encuesta. Además, hicimos dos grupos focales y ocho entrevistas.

El reto será seguir recolectando datos que nos permitan establecer comparaciones en base al género, para conocer a fondo las condiciones en las que trabajamos. Los testimonios, datos y experiencias recolectadas son inéditas y nos permiten saber cómo hacemos periodismo las mujeres en Ecuador.

Edad 21 mínima
67 máxima

Género

Ubicación geográfica

Distribución de edad por grupo etario

Tipo de medio (general)

Lo que
encontramos

Analizamos y agrupamos los resultados de la encuesta, los grupos focales y las entrevistas en cinco ejes principales: precariedad laboral, falta de representatividad, crecimiento laboral en espacios masculinizados, maternidad y periodismo, y espacios libres de violencia. Estas son las áreas en las que se hacen más visible las desigualdades y los obstáculos que enfrentamos las mujeres y personas no binarias para hacer periodismo.

1. Empleo

El periodismo en Ecuador se ejerce en condiciones precarias y de flexibilización laboral. Les periodistas enfrentan a horas extendidas de trabajo, pagos injustos y falta de beneficios de seguridad social.

Según los datos de la encuesta, les periodistas —sin importar el género— trabajan más de 40 horas semanales, incluides quienes tienen contratos a medio tiempo. Las personas entre 26 y 45 años son las que más tiempo dedican al ejercicio profesional. Y una tercera parte necesita más de un trabajo para pagar las cuentas, por lo que es cada vez más común el trabajo freelance sin remuneraciones extra o beneficios garantizados por la ley.

Todas estas circunstancias son peores para las mujeres, quienes hacen más trabajo por un salario menor en comparación con sus colegas varones. Esta precariedad se ha profundizado durante la pandemia por la COVID-19 debido al incremento de las tareas de cuidado que recaen en las mujeres, y a que se ha priorizado mantener a hombres en los cargos y contratos freelance.

2. Diversidad

Faltan personas de orientación sexual y origen étnico diverso, tanto en los entornos laborales como en las coberturas periodísticas.

Los datos permiten establecer que las redacciones son espacios marcados por la heteronorma y los estereotipos de género. Además, falta incluir a reporteres de diferentes orígenes étnicos. Las personas trans y las personas indígenas, entre otras diversidades, no tienen lugar en los medios de comunicación tradicionales, mientras que las personas negras son apenas un pequeño porcentaje.

La exclusión es visible en procesos de selección pero comienza incluso antes: en las instituciones académicas. Esta falta de diversidad influye en la cobertura sesgada y estereotipada desde una mirada racista, andocentrista y cisgénero. Como consecuencia, la mayoría de estas personas optan por ejercicios periodísticos autogestivos y comunitarios que no llegan a ser sostenibles ni justamente remunerados.

Uno de los principales factores que encontramos es cómo la edad influye tanto en la percepción que se tiene de las mujeres como en el trabajo que pueden realizar. Las mujeres jóvenes que hacen pasantías se ven expuestas a afectaciones en su salud física y mental como consecuencia de la presión y demanda ejercida por sus jefes —varones y mujeres. Esto incluso ocurre en medios pequeños que se han posicionado como defensores de los derechos humanos y de las mujeres.

3. Crecimiento laboral

Las mujeres se enfrentan a espacios laborales y gremiales masculinizados.

Los roles y estereotipos de género están presentes en los procesos de selección, en las relaciones con colegas, fuentes y directivos de medios, y en espacios asociativos liderados usualmente por hombres. Las oportunidades de crecimiento laboral para las mujeres vienen en forma de asignación de mayores responsabilidades y la participación en toma de decisiones. El acceso a capacitaciones es considerado por ellas como un factor clave para avanzar en su carrera profesional.

En cuanto a los espacios gremiales, todavía es difícil que las mujeres los integren activamente. Según la muestra, la mayoría de quienes los integran son hombres, aunque algunas mujeres han logrado abrirse camino hasta llegar a las dirigencias de algunas asociaciones y federaciones en Ecuador. Las nuevas generaciones tendrían interés de pertenecer a un gremio que incorpore la igualdad de género en su agenda.

4. Maternidad

Ser madre podría convertirse en un obstáculo para las mujeres periodistas por la falta de políticas de maternidad en los medios de comunicación.

Las mujeres periodistas se enfrentan a discriminación, ya que se cuestiona su capacidad laboral por el hecho de ser madres. Es muy común que se considere la maternidad como un factor determinante antes de contratar o promover a una mujer; les preguntan si piensan ser madres en entrevistas de trabajo, según las entrevistas y los grupos focales que realizamos.

Estos comportamientos alimentan la idea de que la maternidad es un obstáculo en la carrera profesional. Por ello, muchas mujeres periodistas prefieren no tener hijes para mantenerse vigentes en el oficio y no enfrentarse a esta discriminación. Finalmente, encontramos que las mujeres periodistas que sí son madres sacrifican o rechazan ofertas laborales o viajes y no siempre reciben permisos de maternidad.

5. Espacios Seguros

El acoso está presente en diferentes momentos de la carrera de las mujeres periodistas. Construir espacios libres de violencia es urgente.

Las violencias hacia las mujeres en entornos laborales periodísticos provienen de colegas hombres en cargos de igual o más jerarquía, personal del servicio público y la audiencia. El acoso comienza con bromas que son normalizadas, y que varían de acuerdo a la edad y la posición laboral de la periodista.

Las periodistas jóvenes son consideradas un blanco más fácil, ya que los editores o directivos se aprovechan de su posición de poder. Entre algunas experiencias de acoso relevadas en la investigación están tocamientos indeseados, comentarios sobre su aspecto, presentarse fuera de sus casas sin ser invitades, solicitudes de favores sexuales a cambio de promociones, entre otros. Sin embargo, muy pocas veces estas violencias son denunciadas, ya que no existen políticas claras de denuncia en los medios de comunicación. Más de la mitad de las personas encuestadas estuvieron de acuerdo en que los medios y las universidades deberían contar con políticas de prevención y denuncia.

Conoce cómo hacemos
periodismo en primera persona

Para Chicas Poderosas Ecuador es importante compartir de forma abierta los datos recopilados en nuestra investigación. Queremos invitarles a descargar la información, hacer sus propios cálculos y coberturas, y contribuir a la conversación para pensar cómo hacemos periodismo.

Recomendaciones para construir entornos laborales seguros y justos

Como parte de esta investigación recolectamos posibles recomendaciones que permitan avanzar en la construcción de entornos laborales libres de violencia y justos. Principalmente, creemos que es necesario que haya una medición anual de las condiciones laborales en que se hace periodismo hasta que sea viable establecer comparaciones.

Además, creemos que los medios de comunicación deberían…

Las universidades y los medios deberían…

  • Tener políticas para que les hijes puedan acceder al derecho al cuidado. Esto incluye políticas de maternidad y paternidad, flexibilidad horaria y opción de teletrabajo.
  • Incentivar la capacitación permanente de las mujeres. Deben brindar apoyo económico y cubrir los costos de las capacitaciones en habilidades periodísticas, además de otorgar permisos y horas para capacitarse.
  • Promover la creación de políticas institucionales incluyentes y espacios libres de violencia, generando discusiones internas, levantando datos y definiendo medidas claras frente a los abusos laborales y sexuales. Los medios deben impulsar la conformación de equipos diversos sin que se limite la participación de las mujeres y las personas de las disidencias sexuales o las personas racializadas.
  • Crear protocolos claros que permitan identificar y denunciar la violencia sexual y de género.
  • Incluir el enfoque de género en los currículos. Esto incluye enseñar teoría que fomente el pensamiento crítico e interseccional sobre las desigualdades a las que se enfrentan las mujeres y las personas de las disidencias sexuales.

Las agremiaciones deberían…

Los colectivos periodísticos deberían…

  • Ampliar sus criterios para que sean incluyentes e interseccionales en su representatividad. La mayoría de las mujeres encuestadas estarían dispuestas a integrar espacios en los que sientan que pueden aprender a defender sus derechos laborales, formarse en temas asociados a la monetización o sustentabilidad de medios digitales, y tener respaldo jurídico y psicológico frente a situaciones de violencia de género.
  • Fomentar acciones colectivas a partir de la creación de redes de apoyo independientes para las mujeres, con el fin de desarrollar una campaña de comunicación para denunciar el acoso y el abuso en las salas de redacción.
  • Crear una tabla de precios con la que puedan contar quienes ejercen su trabajo como freelance, y así para estandarizar de alguna manera el cobro de las colaboraciones y debilitar la cultura de las colaboraciones no remuneradas.
  • Fomentar una conversación sobre la necesidad de regular horarios para cuestionar y cambiarla idea de estar disponible las 24 horas del día.

Sobre la investigación

Nota metodológica

Desarrollamos una encuesta en línea enfocada en cinco temas: empleo, diversidad, crecimiento laboral, maternidad y espacios libres de violencia. La recolección de datos se realizó desde el 4 de agosto al 7 de septiembre de 2020 a través de la herramienta Kobo Toolbox. La encuesta fue anónima y estaba dirigida a mujeres, personas de disidencias sexuales, y hombres mayores de 18 años.

Responder las preguntas —ninguna obligatoria— tardaba aproximadamente 15 minutos y se solicitó considerar el o los cargos ocupados durante los últimos 12 meses. Como resultado tenemos una muestra de 236 encuestas de las cuales 230 fueron completadas en su totalidad. Sin embargo, no alcanzamos el equilibrio de participación entre géneros, por lo cual insistimos en la necesidad de continuar midiendo.

Adicionalmente, realizamos dos grupos focales anónimos y en línea ya que nos encontramos en medio de la crisis sanitaria por la pandemia de la COVID-19. Los grupos focales de cinco integrantes cada uno, permitieron ahondar en las experiencias incorporando una reflexión grupal. El primero trató sobre acoso sexual y espacios seguros y el segundo sobre barreras para el liderazgo de las mujeres en medios. Así mismo, se realizaron ocho entrevistas semiestructuradas y en línea a perfiles definidos previamente intentando incluir criterios que permitieran encontrar diversidad.

Equipo

Isabel González investigación, redacción y coordinación
Lisette Arévalo investigación y redacción
Margarita Yépez análisis de datos
Pepa Ilustradora
(María José Mesías)
ilustración y diseño gráfico
Andrea Tafur diseño gráfico
Thalíe Ponce difusión y alianzas
Martha Susana Vivero estrategia digital
Thaiz Leão Ui y Ux
Richard Duchatsch Johansen web developer
Mariana Santos CEO Chicas Poderosas
Gia Castello directora de proyectos
Belén Arce directora de comunicaciones

Qué es Chicas Poderosas

Chicas Poderosas es una comunidad global que impulsa el cambio inspirando y desarrollando a las mujeres en los medios y creando oportunidades para que todas las voces sean escuchadas. Buscamos promover el liderazgo de las mujeres mediante el desarrollo profesional y la innovación, y cambiar la narrativa para transformar el mundo. Lo hacemos a través de diferentes programas basados en los distintos países donde se encuentran nuestras comunidades. Estamos presentes en 17 países, y en Ecuador desde 2019.